Abadía del Cine 2020

Principal

Cine en casa

Estrenos

Historia

Cine

Goyas

Oscars

Archivos

Estrellas

Películas

Premios

Ac2020

Goyas

Oscars

Varios

Carteles

Encuestas

Fondos

Mini-Críticas

Momentos...

Notas de un castor

Noticias

Otros

Ranking

Taquilla

Trailers

Enlaces

Abadía del Cine 2020 - Varios - Notas de un Castor


Vecinos invasores


Fotogramas

Ellos toman lo que necesitan y usan todo lo que toman.

Nosotros tomamos lo que queremos… y luego queremos más.

De hecho, puede que las criaturas más raras que pueblan la Tierra seamos nosotros.

Desde hace más de una década, ésa es la opinión que han compartido una pareja de extraños amigos -un mapache y una tortuga- cuando se aventuraban en el mundo manufacturado y maquillado de una zona residencial desde las páginas de la popular tira cómica "Over the Hedge". Escrita por Michael Fry e ilustrada por T. Lewis, la tira debutó en junio de 1995 y desde entonces ha esparcido sus dosis diarias de ingenio animal, lleno de ácidas observaciones sobre los defectos y faltas de los seres humanos.

El director y guionista Karey Kirkpatrick observa: "En la tira cómica, un mapache y una tortuga se asoman por encima de un seto para observar la sociedad humana y se burlan de ella con un humor afilado e ingenioso. Es un brillante humor de observación y está contado desde la perspectiva especial del mundo animal".

El director Tim Johnson continúa: "La tira ofrece un brillante reflejo deformado de lo que somos en tanto que seres humanos urbanitas. Desde la perspectiva de los animales, la tira se asoma a nuestros patios traseros y comenta lo curiosos que son los animales más raros que pueblan la Tierra, los seres humanos".

Dice Michael Fry: "Es un marco estupendo para la historia, porque todo el que ha tenido un jardín ha tenido algún tipo de contacto con la vida animal". T. Lewis añade: "Ese fue mi caso, desde luego. Yo vivía en una zona suburbana y a menudo veía ardillas, conejos y mapaches arañando las ventanas en busca de comida".

Johnson añade que la experiencia de compartir nuestros jardines con animales silvestres es de carácter global: "Ya vivas en las afueras de Chicago o de París, en una granja o en medio de la ciudad, te encontrarás con animales que han tenido que aprender a aceptar el hecho de que hay seres humanos por todas partes".

Fry comenta: "A veces uno mira a esos animales y se pregunta lo que estarán pensando. Y lo que nosotros decimos es que en lo único que están pensando es en meterse en nuestras cocinas y en nuestros refrigeradores".
Johnson dice que le gustaba la tira desde mucho antes de verse involucrado en la película, porque había vivido una situación similar: "Me crié en los suburbios de Chicago y al final de mi calle se podían ver kilómetros y kilómetros de campos de trigo, hasta donde alcanzaba la vista. Cuando acabé mis estudios, aquellos campos se habían visto reemplazados por un proyecto urbanístico tras otro. Así que en el plazo de diez años pasé de vivir en la periferia urbana a vivir en pleno centro de una zona urbanizada. No teníamos un seto exactamente pero teníamos unos cuantos árboles pequeños y había un campo lleno de mapaches y zarigüeyas y mofetas. Así que VECINOS INVASORES me brinda la oportunidad de recrear un mundo parecido a aquél en el que me crié, y de situarme en el lado animal para ver ese mundo desde su punto de vista".

Comenta Kirkpatrick, que es co-autor del guión de la película junto a Len Blum, Lorne Cameron y David Hoselton: "Es una localización genial para un film de animación. Tenemos unos personajes simpáticos y queridos por los niños y que nos permiten hacer un comentario satírico sobre la sociedad en el contexto de la historia".
Johnson observa que VECINOS INVASORES es algo así como una pre-cuela de la popular tira cómica: "Nos gusta comentar que nuestra película termina justo en donde empieza la tira. Queremos decir que en la tira ya existe una amistad entre la extraña pareja que forman Verne y RJ, mientras que en la película contamos cómo se conocieron. Eso nos permite ofrecer un enfoque nuevo de los personajes, lo que ha sido una gran liberación para nosotros. Pero de todos modos hemos trabajado muy de cerca con Mike y T. para asegurarnos de que nos manteníamos dentro del contexto del mundo creado por ellos".

Kirkpatrick añade: "Mike y T. se involucraron directamente en la producción de la película. Hubiera sido una tontería no aprovechar su experiencia. Hemos procurado mantener su visión, el tono de sus comentarios, su perspectiva de este mundo. Al desarrollar la historia nos hemos esforzado en respetar el espíritu original de la tira cómica: lo que dice sobre la excesiva necesidad que tenemos los humanos de actuar a nuestro antojo, de tenerlo todo mejor, más grande y más rápido; lo que opinan de eso nuestros personajes y el efecto que produce en todos los demás animales. Todo eso forma parte también de la esencia de la película".

La productora Bonnie Arnold comenta: "En realidad somos los humanos los que nos metemos en el jardín de los animales, no ellos en el nuestro. La tira cómica y ahora la película también hablan del impacto del desarrollo urbano en la vida de los animales y de cómo estos deben adaptarse para sobrevivir en este nuevo entorno".


[Notas de un Castor]

Atrás